sábado, 6 de julio de 2013

Reseña: Croquetas y wasaps

Título: Croquetas y wasaps
Título original: Croquetas y wasaps 
Autora: Begoña Oro 
Año de publicación: 2013
Editorial: SM 
ISBN: 9788467551907
Precio: 9,95 €
Croquetas: 229 
Edad: + 14
Saga: libro autoconclusivo 
Película: no
Sitio web: no
Ilustraciones: 
Encuadernación: tapa blanda con solapas
Punto de vista narrativo: 1ª pª en pasado
Sinopsis:


croquetasywasaps
Nota: 5/5
punto5reseña
Reseña: Clara Luján no entiende cómo alguien puede querer que lo quiera si el que quiere que la quiera no la quiere como quiere que la quiera. Lucas tiene una sonrisa desarmante. Pinilla tiene sus mariteorías y Zaera tiene una madre famosa. Unai tiene un padre que murió cuando él era pequeño. La madre de Clara es psicóloga. El padre de Clara hace estadísticas. El abuelo de Clara es un malhablado. La abuela de Clara murió hace unos años. Y está la ausencia. Y el dolor. Y trece croquetas y una piscina. Una garza y un garzón. Un halcón que busca libertad. Una loca llorando en los prados y mirando las nubes. Y un empujón. Ah, y wasaps.

Y asentí, y seguí asintiendo, y sintiendo que mi corazón era como uno de los corazones que quedaron arrugados en aquel dibujo que me regaló Zaera y que tiré a la papelera, un corazón de regalo, un corazón arrugado que ya nunca nada ni nadie podría alisar del todo y dejarlo sin marcas, ni el peso de toda la saga de Harry Potter, ni mil chites de bótox, ni una apisonadora de autopistas.
Y quiero mostrarte ahora estas arrugas, para que también a ti te recuerden que después de la primavera va el verano; después del trueno, el relámpago; después de "gracias", "de nada"; pero no siempre después de "te quiero", va "y yo a ti". A veces, después de "te quiero", va "pues yo no". Y no hay forma de decirlo sin arrugar para siempre el corazón de alguien.

Hay libros que te hacen reír y hay libros que te hacen llorar. Hay libros que te hacen vivir y hay libros que te hacen imaginar. La Oro no. La Oro te hace lleír y vivimaginar. Y sí. Croquetas y wasaps va de todo lo que reza su contraportada: de croquetas y de lanzarse a la piscina. De ausencia... De ausencia, sí, también la trata, y mucho; pero con este libro es imposible sentirla. Con este libro es imposible sentirse solo.

Croquetas de polloLa narración de Begoña Oro es, en términos poco profesionales, una pasada. Poética, dulce y musical, y aun así, sencilla y sin pretensiones. Normalmente, una prosa tan lírica puede resultar aparatosa y, a veces, artificial; tan solo cuando se escribe realmente bien se nos muestra con una increíble naturalidad, tal como pasa con la Oro. Sus descripciones, por otro lado, son uno de los apectos que más me han gustado de la novela: no son extensas, y sin embargo son muy precisas, lo que demuestra un gran dominio de las situaciones, ya que con poco consigue decirlo todo: una sonrisa desarmante, unas nubes desplazándose perfectamente alineadas en el horizonte, una luna enorme o una ventana salpicada con gotas de lluvia; no hace falta decir mucho más para entenderlo todo. Respecto al ritmo, no puedo decir nada que no sean halagos: es ágil y ligero, con capítulos cortos que se leen en cinco minutos y que, a pesar de ello, no resultan ni simples ni innecesarios.

¿Se acostumbra uno a una herida? ¿Se acostumbra uno al dolor?

Los personajes son otro punto a tener en cuenta. Para empezar puedo decir que todos y cada uno de ellos son magníficos. Sí, hasta el capullo de Lucas o la estúpida de Natalia. ¿Y por qué? Porque no son personajes, sino personas, humanos, gente que conocemos o, incluso, nosotros mismos. Clara, desde cuya perspectiva se nos presenta la historia, es una protagonista como pocas: se equivoca, siente dolor, hace daño a los demás como se lo hacen a ella, siente felicidad, llora y ríe, y a pesar de eso, a pesar de que a veces, en muchas ocasiones, se comporte como una cría o sea injusta con los demás, no la he odiado en ningún momento, en parte porque comportarse de tal modo en su situación es la forma más natural de sobrellevarlo cuando eres un adolescente, y en parte porque la misma Clara se da cuenta de sus errores e intenta corregirlos. Pero, como decía anteriormente, Luján no es lo único que piscinabrilla en esta novela: tenemos al abuelo Garza, uno de los personajes más entrañables, geniales y malhablados que he tenido la oportunidad de leer; al siniestro Unai, a la genial Pinilla y al genial Zaera, al Pansinsal y a la madre de Clara. Y también los que no están, que son los más importantes: la abuela de Clara y el padre de Unai; incluso Lucas, del cual solo conocemos su sonrisa.

No hay nada más odioso que escuchar a una amiga intentando librarte de tu peor enemigo cuando tu peor enemigo eres tú Y LO SABES.

Por último, no querría acabar de escribir esta reseña sin comentar otros dos aspectos que me han llamado la atención. En primer lugar, las recurrencias: todo lo que dice la Oro tiene un sentido, esta ahí por algún motivo, y a lo largo del libro veremos cómo la escritora va recuperando elementos ya citados (el gloss, la luna, el dibujo arrugado, el halcón, las miradas de loca), sin dejar, de este modo, nada al azar. En segundo lugar, la lentitud con la que la propia Begoña confiesa escribir, gracias a la cual, posiblemente, podamos disfrutar de su pluma y sus recurrencias; si es así, nos puede tener otros dos años esperando, al menos a mí no me importa, así como a Luján tampoco le importan los daños colaterales de la felicidad mientras tenga felicidad.

En resumen, Croquetas y wasaps se trata de una verdadera joya, de uno de esos libros maestros que nos encontramos cuando los planetas se alinean y una buena prosa se mezcla con una historia desenfadada, auténtica y sincera, emocionándonos a cada página y encogiéndonos el corazón con cada palabra. Begoña Oro nos vuelve a sorprender tal como ya lo hizo con Pomelo y limón, y yo esperaré a que lo haga muchas veces más. Porque #LaOroLoPeta.

#laorolopetaLa autora: Begoña Oro Pradera

Cuando Begoña Oro ganó el Premio Gran Angular 2011 con Pomelo y limón, declaró: "Por fin puedo ser lo que soy, y soy escritora".
Cuando terminó de escribir Croquetas y wasaps, pensó "Ya me puedo morir".
De momento, preferiría no hacerlo (morirse), porque aún quiere escribir muchas cosas más, y que tú las leas.



El ilustrador: Ricardo Cavolo


7 comentarios:

Nina 6 de julio de 2013, 20:01  

Hombre es una pena que a mi pais no lleguen estos libros que me apetecen tanto >-<

besos

Anna Gallagher 6 de julio de 2013, 21:39  

Te odio a ti a tu reseña, por haberte quedado tan bonita.

#LaOroLoPeta

Babú. 6 de julio de 2013, 21:49  

Ay, no sé si os estáis dando cuenta todos los que escribís sobre Croquetas y wasaps pero, supongo que contagiados por la manera de escribir de Begoña Oro, todos vuestros textos siguen la misma línea sencilla, vital y cálida. Buena señal de buena novela. Has escrito una reseña maravillosa.

(Las recurrencias de las que hablas son detalles que a mí me gustan especialmente en las novelas, a pesar de todo, esta es la primera cosa que leo sobre este libro que de verdad despierta mi curiosidad.)

Besico, Matt.

Sofia 6 de julio de 2013, 21:59  

Hola :) Pues a mi no me gusto tanto la protagonista jejeje no me calló bien. Pero la escritura de Begoña Oro es majestuosa.
Un besito.

Sandra Paola 7 de julio de 2013, 2:44  

Se ve muy interesante, veré si lo consigo en E-book. (Se que no va a llegar a Colombia)
Gracias por la reseña^^

Besos

Kyôko 8 de julio de 2013, 3:31  

Yo ya lo dije en el blog de Anna, habéis conseguido que quiera comprarme el libro. Ya no digo más.

daniale 26 de julio de 2013, 18:27  

Después de leer tu reseña tengo muchas ganas de leer este libro. El primer fragmento que pusiste me enamoró totalmente.

Besos

Eventos

ultimareseña ultimareseña

¿Des de dónde visitan "Lector Empedernido"?

Imagen de título:

Las fotos originales de las cabeceras han sido buscadas en Wehearit.

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP